CatalàEspañol

La radiología es una prueba indispensable en una clínica veterinaria. Permite realizar un amplio abanico de diagnósticos, tanto de problemas esqueléticos (fracturas, malformaciones, etcétera…) como de patologías abdominales y torácicas.

Hoy en día con la nueva tecnología digital obtenemos radiografías de mejor calidad, más rápidas y menos contaminantes. Las imágenes se pueden modificar informáticamente para extraer la máxima información.